martes, 27 de marzo de 2012

Defiende tus derechos, imbécil

Mi padre me contó como, durante las protestas de estudiantes en los últimos años de la dictadura franquista, se jugó la vida y su carrera profesional protegiendo en el interior de la universidad a los manifestantes que huían de los palos, pelotazos y disparos de la policía fascista. Mi padre, junto a los bedeles de la escuela universitaria impidieron de alguna manera que los policías entraran en el edificio en su loca persecución. Gracias a este gesto en el que se jugó bastante más que su carrera profesional me dio un claro ejemplo a seguir: hay ocasiones en que la lucha por los derechos de todos tiene un precio mayor que cualquier cosa cuantificable como, por ejemplo, la misma integridad física.

Ninguno de los derechos laborales que estamos dejando que nos roben a día de hoy nos fueron regalados por ningún dios. Todos ellos costaron luchas, muertes, persecución y sufrimiento. Y ahora, justo ahora, cuando nos los están robando delante de los ojos, un atajo de perros esquiroles, insolidarios y estúpidos, egoístas que valoran más un día de salario que todos nuestros derechos laborales, los vamos a perder. ¿Los vamos a perder? Claro que no, porque vamos a luchar. Lucharemos contra el gobierno, contra la patronal y contra los esquiroles, que no compañeros, hasta lograr defender nuestros derechos, los de todos, también los de esa gente fría y cruel.

La lucha sigue y seguirá a pesar de todo.

1 comentario:

faktor dijo...

Starman, ya sabes que soy uno de tus lectores y habitualmente estoy totalmende de acuerdo contigo, pero esta vez no lo estoy del todo.

Creo que esta huelga llega a destiempo, debería haberse hecho antes. Y no sólo eso, deberíamos exigir justícia y que se procese a todos los ladrones que nos han llevado donde estamos, pero parece que esto nadie lo quiere, o por lo menos nadie habla de ello.

Hace siete meses cambié de empresa. Antes estaba en una entidad financiera, en los servicios centrales. Cuando empezó todo el tema de la restructuración y empezaron a salir datos de cómo nuestros directivos se enriquecían vilmente a cambio de (entre otras cosas) negarse a subirnos un 1% el salario, ¿cual fue la acción más "dura" de los sindicatos? Parar 5 minutos para leer un manifiesto delante de la sede central, situada en un polígono industrial. Nadie nos vió, excepto estos directivos que miraban desde la ventana; es decir, es como si eso nunca hubiera ocurrido; la gente no lo sabe.

Antes de la lectura, propuse llamar a los medios locales para difundir lo que estaba pasando. Los del sindicato se negaron.

Eso sí, durante las negociaciones se aseguraron que los prejubilados que salían de la entidad, lo hiciesen con los bolsillos llenos: la media de indemnización ha sido de 200.000€. 200.000€ para los que llevaban un montón de años en la entidad, con salarios muy elevados y la vida casi resuelta. Ahora, los que aún están dentro y que llevan relativamente poco, serán despedidos con 20 dias por año o ni eso. Mientras tanto, ellos, se han asegurado el culo y te puedo asegurar que muchos de los del sindicato no hacen ni el huevo.

Antes de este episodio, viví otro en otra empresa en el que un dia se nos convoca para informarnos. No nos informaron de sus intenciones, nos informaron de lo que ya habían pactado y deciddo. Cuando al líder sindical se le preguntó por qué no se nos había informado de nada, su comentario fue despectivo hacia la gente.

Lo siento de verdad, no me gusta la situación, pero ya no creo en los estos políticos ni en estos sindicatos. Deberíamos buscar una alternativa "de verdad".

Creo que tarde o temprano pasará algo más gordo cuando todo vaya aún peor y a la gente no le baste con gritar consignas un dia por la calle...

Dicho esto, evidentemente seguiré leyendo tus entradas pues en la gran mayoría de los casos son muy buenas.