martes, 28 de junio de 2011

Todxs l@s tonteríNs sobre el/la lenguaje/a

Vaya por delante que el aquí firmante lleva décadas dandole unas patadas al diccionario que Lázaro Carreter me debe maldecir desde su tumba incluso antes de que el pobre hombre muriera.

A raíz de la entrada del tío Rinze http://rinzewind.org/archives/2011/06/27/el-femenino-como-generico/ estuve charlando con una amplia conocedora del idioma alemán, que a la sazón viene a ser hermana mía, y me comentó varias curiosidades. La primera es que en Alemania, como en España, el perroflautismo y el políticocorrectismo campa a sus anchas, pero ahí más que aquí hasta el punto que si en tierras castellanas se dice todos y todas en el país de los teutones se dice todas y todos. Pero eso no quita que siga siendo un país con una amplia cuota de machismo y discriminación sexual a la hora de alcanzar puestos de responsabilidad en empresas y ámbitos educativos como universidades. ¿Qué más prueba hace falta para demostrar que este políticocorrectismo no sirve de nada si no hay un verdadero cambio de actitud y mentalidad en la gente? Por mucho que usemos el plural en femenino, si no va acompañado de una lucha real por la igualdad entre todas las personas, no estaremos logrando una mierda.

Podemos entrar en discusiones sobre género y sexo, sobre si mi dentista, que es hombre, se siente discriminado o no o sobre si el periodista y la periodista se sienten discriminados. Supongo que les dolerá más que tanto él como ella no cobren el mismo sueldo si están realizando el mismo trabajo con el mismo tipo de contrato.

La igualdad entre todas las personas es algo mucho más importante que el usar un neutro que termina en o a la hora de hacer un plural.