domingo, 29 de mayo de 2011

La revolución no violenta

Primero y antes de entrar en el comentario quiero compartir este vídeo como homenaje a todos los valientes que estuvieron en Plaza de Cataluña el pasado viernes sufriendo y haciendo frente al terrorismo de estado que mandó el infame y despreciable Felip Puig



El sábado 28, ayer mismo, participé en la primera asamblea vecinal de Valdemorillo. Acudí con el escepticismo propio de quien conoce más o menos el carácter de los que viven en el lugar, por lo que no esperaba una gran asistencia. Por suerte me di cuenta de mi error y me alegré por ello, pues no es que fuéramos seis o siete como suponía, sino que llegamos a juntarnos cincuenta personas durante más de dos horas. Fue una experiencia muy bonita, enriquecedora y que le anima a uno a seguir adelante de igual modo que lo hizo asistir los días 15, 17, 18 y 19 de Mayo a Sol.

Durante dos horas y media estuvimos debatiendo sobre algunos problemas que tiene el país, nuestro municipio y nosotros como integrantes de éstos. Vimos formas de actuación posibles, formas de hacer las cosas para que la política no sea un ente que se valora una vez cada cuatro años. Debatimos sobre integración de la comunidad de inmigrantes que en Valdemorillo es numerosa y existe desde hace décadas, sobre formas de controlar al ayuntamiento viables para los ciudadanos, sobre cómo cambiaríamos las cosas. Y todo con un máximo respeto por el que estaba hablando en cada momento, sin interrumpirnos, escuchando con atención y opinando libremente hasta alcanzar consensos en absolútamente todas las ideas. Fue tan maravilloso que hasta parece irreal.

Hoy me he encontrado con un amigo por Madrid y lo hemos comentado. Él asistió a otra asamblea, en Chamberí, y no puedo estar más de acuerdo con su punto de vista. Hemos empezado una serie de acciones que van a dar muchos frutos en un futuro cercano. Esto puede ser lo más grande que nos ha pasado en décadas pues es devolver la democracia y el poder sobre lo que pasa en el país a los que realmente deben ser los dueños de las decisiones, a la ciudadanía. A usted y a mi.

La actuación de la policía en Barcelona, Lleida y otras ciudades es una demostración de que al poder, a los que se creen nuestros amos por haberse ganado un puñado de votos, estas iniciativas les causan auténtico pavor. Ven que nos hemos revuelto en su contra, que lo estamos haciendo pacíficamente y sin prisas, que estamos dispuestos a cambiar las cosas para bien y a hacerlo de un modo tal que no pueda haber vuelta atrás. Y eso les hace temblar de terror. Y no dudan en lanzar sus perros de presa contra los ciudadanos para intentar desacreditar el movimiento provocando una respuesta violenta. Pero la gente de Barcelona es muy grande, sois unos héroes. La gente de Barcelona aguantó de una forma admirable las provocaciones, los ataques llenos de ira de esa escoria de la sociedad que golpean a los ciudadanos sabiéndose impunes del delito que están cometiendo. Esa basura cobarde que solo se envalentona aprovechando que son numerosos, que van armados y que tienen tras de sí un sistema judicial tan podrido como ellos. Tan cobardes que ni osaron llevar su identificación visible como les obliga esa ley que dicen defender. Pero los Barceloneses son mucho más grandes que esa basura enrabietada.

Gracias a todas las personas, heroínas de Barcelona. De verdad, gracias

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El sábado que viene habrá al menos 3 personas más (uno de ellos catalán, qué cosas). Hay alguna etiqueta en twitter para la asamblea de Valdemorillo?
Gracias y nos vemos el sábado.

Teresa

yraya dijo...

y los políticos siguen sin querer mirar...