miércoles, 18 de agosto de 2010

29-S; Si los trabajadores informáticos paramos, todo se para

El pasado 29 de Julio, el Gobierno perpetró la mayor agresión a los
derechos de los trabajadores de los últimos 30 años. Jaleado por los
empresarios, el FMI, la banca española y el resto de grupos de derecha del
parlamento (al margen del teatreo para la galería) se pusieron las bases
para la completa precariedad y sumisión al empresario de todos los
trabajadores del estado.

Esta Reforma Laboral no supone ‘un paso hacia la precariedad y la
explotación extrema’, se trata simple y llanamente de la definición misma
de precariedad y explotación extrema, que sufriremos con toda seguridad si
no luchamos para pararlo. Nuestro sector tiene todas las papeletas para
ser uno de los que más la sufra.

El sector tecnológico y de consultoría se caracteriza por usar cada vez
más las peores posibilidades de la Ley para obtener el máximo beneficio
para las empresas y las peores condiciones para nosotros, además de las
numerosas ilegalidades realizadas rutinariamente. Si esta aberración de
contrareforma laboral sale adelante, los trabajadores y trabajadoras
informáticos seremos especialmente afectados.

Quieren destrozar cualquier derecho existente para ganar más y tenernos
más débiles y amedrentados.

Mientras la maquinaria propagandística insiste en distraernos, mentirnos y
que miremos a otro lado, se aprueban medidas como éstas:

* Posibilidad de despido ‘de 20 días por año’ si la empresa alega
‘pérdidas presentes o previsión de pérdidas o reducción en los
ingresos’. Si el trabajador denuncia deberá conseguir probar que la
empresa comete una irregularidad en su despido, algo prácticamente
imposible de hacer.

* Ese despido a 20 días, que se convertirá en la forma habitual de
despido, afecta a todos, incluso si entraste en la empresa hace años
como indefinido. Además, no podrás acumular más de 12 meses de
indemnización o, lo que es igual, 12 meses de sueldo es la
indemnización máxima que te llevarás si llevas más de 18 años
trabajando en la misma empresa.

* Mientras el Estado ha reducido el gasto social porque dice que no
hay dinero, financia el despido con el dinero de todos, 8 días por año
de cada despido, colaborando en que sea más fácil para la empresa
despedir. Lo que generará mas explotación y despotismo al tener sobre
nosotros cada día la amenaza de un despido libre prácticamente
gratuito.

* El coste real para las empresas de un contrato temporal o indefinido
será el mismo, 12 días: En lugar de reducir la temporalidad, todos los
trabajadores tendremos, de facto, contrato temporal y una
inestabilidad laboral total.

* El contrato indefinido de 45 días para nuevas contrataciones pasa a
ser una reliquia, siendo sustituido por el de 33 días (esa sería la
indemnización siempre y cuando la empresa no quiera usar la vía del
despido objetivo a 20 días)

* Las empresas podrán modificar las condiciones laborales de los
trabajadores (jornada, horario, turnos, salarios, localidad de
trabajo), de forma unilateral. Si el abuso en el sector es ahora
profundamente explotador esta reforma lo hará legal.

* Las empresas podrán no aplicar incrementos salariales de convenio
colectivo de forma unilateral: trabajadores podríamos cobrar por
debajo del mínimo por categoría. Si uno de los principales abusos del
sector es trabajar con categoría inferior a la realizada, ahora el
fraude se puede duplicar haciéndolo en parte legal.

* Las empresas podrán incumplir acuerdos con comité de empresa o
secciones sindicales de forma unilateral si no tienen rango de
convenio colectivo (el 99% de los acuerdos no tienen ese rango por lo
que se convierten en papel mojado si la empresa quiere)

* Te podrán despedir procedentemente si tienes 2 bajas, aún
justificadas, de más de 12 días en total si hay más de un 2,5% de
ausencias en la empresa (en invierno ese margen es normal). Este
cambio supone reducir los requisitos a la mitad de lo que había.

* Las ETTs podrán operar en sectores de alta peligrosidad
(construcción, minería, explosivos) con el incremento previsible de
accidentes que ello significa, además de participar en los servicios
públicos de empleo para rapiñar y precarizar los nuevos empleos.

* Los desempleados tendrán la obligación de atender a los cursos o
actividades de motivación e inserción laboral desde el primer día que
cobren la prestación. Si no lo hacen, serán sancionados desde el
primer día con la pérdida de un mes de prestación hasta la pérdida
definitiva, si se repite. A esto se le puede llamar "fascismo"
ocupacional, al criminalizar el disfrute de un derecho, eliminando la
libertad personal de cómo insertarse en el mercado laboral.

En definitiva, podemos imaginar fácilmente el tipo de escenario en el que
empresas crecidas y prácticamente omnipotentes nos exprimirían,
machacarían y amenazarían con el despido barato de forma rutinaria,
muchísimo más de lo que lo hacen hoy.

Por supuesto no olvidemos que está pendiente la reforma de las pensiones,
la reforma del servicio de prestación por desempleo y las nuevas
privatizaciones de servicios públicos.

Hace ya tiempo que la clase trabajadora del estado tendríamos que estar en
la calle, la pasividad de ayer es el intento de aplastamiento de hoy. O
reaccionamos de forma clara o que nos pongan de una vez el collar en el
cuello y dejen de llamar democracia al capitalismo salvaje en que vivimos.

Los trabajadores y trabajadoras informáticos podemos ser pieza clave en la
próxima Huelga General del 29 de Septiembre.

Si quieren que seamos esclavos, el próximo 29 de Septiembre les podremos
decir que sean ellos los que solucionen las incidencias de cualquier
sistema informático, que hagan ellos horas extras para que todo siga
aguantándose por los pelos, que tengan el conocimiento necesario para
saber qué hacer con la maquinaria, las aplicaciones, las comunicaciones,
los cajeros automáticos, la gestión de administraciones públicas, el
vending, los controles de acceso, de conexión a internet, de móviles, el
tránsito, los sistemas de facturación, de ventilación, de
alcantarillado...

Si los trabajadores y trabajadoras informáticos paramos, se para todo.

Recuérdalo: son tus derechos, seguridad y recursos lo que quieren eliminar.

El próximo 29 de Septiembre, y los que hagan falta, HUELGA GENERAL.

PAREMOS LA CONTRARREFORMA LABORAL, NO SOMOS ESCLAVOS.

LOS TRABAJADORES INFORMÁTICOS NOS DESENCHUFAMOS DE LA RED.


Vía Nodo50

1 comentario:

faktor dijo...

Increíble coincidencia Starman: hace dos días decía yo esas mismas palabras.

Si los controladores aéreos tienen poder, los informáticos tienen EL poder, hoy en día, sin informática no hay absolutamente nada, así que una parada de un par o tres de días molestaría aún más que la huelga de los controladores.